Red Natura 2000

Además de los espacios que integran la REN, existen otros extensos y valiosos territorios que han sido seleccionados para formar parte de la Red Natura 2000, por imperativo de la legislación comunitaria emanada de las Directivas Hábitat y de Aves.

La aplicación de la Ley 1/2001 vincula estrechamente los Espacios Naturales Protegidos a los Lugares de Interés Comunitario –LIC– propuestos para la Red Natura 2000, en cuanto específica que los límites de los primeros han de entenderse ajustados a los de los segundos, lo que supone una merma considerable en la extensión de la superficie protegida en determinados espacios.

La Red Natura 2000 es una red ecológica europea que tiene como objetivo garantizar la conservación de la biodiversidad mediante el mantenimiento o en su caso, el restablecimiento, en un estado de conservación favorable, de los tipos de hábitats naturales y de los hábitats de las especies de que se trate en su área de distribución natural.

Esta red estará integrada por los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), que son territorios donde están representados los hábitats a proteger, propuestos para su declaración como ZEC (Zonas de Especial Conservación). Los ZEC son los lugares designados por cada estado miembro para formar parte de la Red Natura 2000, al igual que las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS), designadas para la conservación de las aves silvestres.

La normativa que las ampara es la Directiva 92/43/CEE del Consejo, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva de Hábitats) y Directiva 79/409/CEE del Consejo, relativa a la conservación de las aves silvestres (Directiva de Aves).        

Los Estados miembros serán los responsables de la vigilancia del estado de conservación de las especies y hábitats naturales, con especial atención a los hábitats y especies prioritarios (articulo 11), debiendo informar a la Comisión cada seis meses sobre la aplicación de las disposiciones adoptadas en el marco de la Directiva y, en particular, sobre las medidas de conservación llevadas a cabo en aplicación del artículo 6.1, la repercusión de éstas en el estado de conservación de los tipos de hábitats y especies, y los principales resultados de la vigilancia antes referida.

La Directiva europea de Hábitats se transpone a la legislación española mediante el Real Decreto 1997/1995 (BOE núm. 123), para, como establece en su título, “contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres”.

La Unión Europea adopta la lista definitiva de lugares de importancia comunitaria de la región biogeográfica mediterránea, de conformidad con la Directiva 92/43/CEE del Consejo, por la Decisión de la Comisión, de 19 de julio de 2006, modificada por última vez en 2010, dando lugar a una tercera lista, sin cambios para los lugares propuestos por Murcia y aprobados previamente en 2006.

Finalmente, destacar la importancia en la protección y conservación de estos enclaves de la Directiva europea, por la superficie regional protegida de los ZEC (LIC + ZEPA) corresponde a casi el 25% del total (aproximadamente el 12% sólo los LIC) y la ampliación efectiva que supone a la red de Espacios Naturales Protegidos de la Región de Murcia, cuyos límites además determina la Ley 1/2001 (BORM núm. 113). En el interior de los Lugares de Interés Comunitario se encuentran a salvo la totalidad o las mejores poblaciones de la mayoría de las especies de flora más amenazadas de la Región de Murcia, entre ellas las más emblemáticas: narciso de Villafuerte (Narcissus nevadensis subsp. enemeritoi), la jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis), la sabina mora (Tetraclinis articulata).